18 enero 2007

Inocente

Hola amigos, he estado un poco ocupado y por eso tuve el blog un poco descuidado. Copio esta carta para mis lectores internacionales porque los nacionales, todo lo que dice lo conocen desde hace mucho tiempo.

"Todo ciudadano es inocente hasta que la justicia le demuestre que es culpable.
Una persona que es acusada por sus antiguos enemigos, de presuntos y horrendos crímenes, asesinatos, torturas y secuestros; que se conjuran con varios equipos de abogados bien pagados, para querellarlo; que tiene en su contra a 4 gobernantes pro marxistas con todo el poder del Ejecutivo; que jueces y ministros las Cortes de Apelaciones están abiertamente tratando de condenarlo, con la anuencia de la Corte Suprema, que acepta aberraciones jurídicas como es el secuestro permanente y que permite la violaciones de las leyes chilenas y la letra de los Convenios Internacionales, al aceptar la aplicación discriminatoria de la amnistía, la prescripción y el indulto, sólo para los acusados de un bando y negarlas para el otro; de tener además en su contra la mitad del Poder Legislativo y prácticamente la totalidad de la prensa, radio, televisión y masas de manifestantes pagados. Como si esto fuera poco, también lo acusó un juez extranjero, abusando de Convenios Internacionales mal interpretados.
Toda este terrible persecución duró 15 largos años, con graves enfermedades del acusado, detención en el extranjero por más de un año, falsos cuestionamientos de uso indebido de fondos fiscales, dinero que nunca faltó en el erario nacional y finalmente, como si todo esto no fuera suficiente, se le inventó burdamente, el robo de 9.000 kilos de oro. Todo, absolutamente todo falso, sin ninguna prueba y por lo tanto, este inmenso poder, a pesar de sus ingentes esfuerzos, no pudo probar sus delitos y por lo tanto, no pudo condenarlo.
Como los años siguieron pasando, el acusado murió.
Todo juez justo sólo puede dar el siguiente veredicto: “El acusado es inocente de todos los cargos que se le formularon”. El Poder Judicial debiera dar las excusas, por todos los errores y trasgresiones cometidas, y el Gobierno, además de reconocer lo bueno y positivo obrado por el acusado en bien del país y de su gente, debería recompensar a la familia por la tortura física y sicológica a que fue injustamente sometida durante 15 años.


Hugo Alsina Calderón
C.I. 1562622-4 "

1 comentario:

Jorge dijo...

Son y serán siempre unos desgraciados,
cobardes y resentidos sociales.