10 diciembre 2006

Mi general Pinochet - Recuerdos.

Hoy a las 14.45 horas me enteré por la TV que el general Pinochet había fallecido a las 14.15 en el Hospital Militar.
Inmediatamente pensé en la tristeza, pero a la vez tranquilidad, para él, su familia y para nosotros sus partidarios, por fin descansa en paz.
Luego de ver por más de una hora la televisión y las reacciones que el deceso de mi general provocaba en nuestra ciudadanía me puse a recordar el 11 de septiembre de 1973.
Ese día fueron las Fuerzas Armadas y Carabineros las que salvaron a nuestro país de caer en manos del comunismo y transformarnos en una segunda Cuba, pero posteriormente fue el general Pinochet quién, contra viento y marea, llevó a Chile a las puertas del desarrollo, desarrollo que lamentablemente ahora está cada día más lejos, pero eso es otra historia.
Les contaba que me puse a pensar en el 11 de septiembre de 1973. Yo era capitán de fragata, Jefe del Departamento de Instrucción de la Escuela Naval, pero ese día por diversos motivos era además Sub Director interino y mi Director me había dejado desde hacía dos días a cargo de la Escuela pues él se había constituido en la Comandancia en Jefe de la Iª Zona Naval y “no sabía cuando regresaría” me dijo.
A las 06.00 horas de ese día el Oficial de Guardia me comunicó por citófono que se había ordenado poner en ejecución el Plan Cochayuyo y que se les había tocado diana a los cadetes. Recuerdo que le dije a mi esposa: “poner en ejecución el plan Cochayuyo, ahora la cosa es de verdad” me vestí y me constituí en la Oficina del Sub Director.
Aproximadamente a las 07.00 horas comenzaron a llegar al Estadio Playa Ancha camiones de la Infantería de Marina con choferes de los buses de la locomoción colectiva y se me ordenó recibirlos en el Estadio y mantenerlos en custioda hasta nueva orden. Eran unos doscientos choferes que mantuvimos en la cancha de fútbol hasta bien entrada la tarde.
Aproximadamente a las 08.00 horas un oficial llegó a mi oficina con una radio portátil que estaba transmitiendo el último discurso de Allende. A medida que lo escuchaba pensé: “Si este está aún hablando por radio quiere decir que la cosa en Santiago no está nada de clara” En Valparaíso no se había sentido ni un solo disparo y no lo sentimos hasta el anochecer.
Posteriormente, cuando escuchamos del ataque de la FACH a La Moneda supe que el gobierno había sido traspasado a las FFAA y Carabineros.
Hasta ahora me da risa cuando los civiles no pueden comprender como resultó tan sencillo para las FFAA y Carabineros controlar el país en aquella ocasión. Que tienen que haberlo planificado desde hacía mucho tiempo antes y practicado, etc. etc. Las FFAA están en condiciones de tomar el control del país en cualquier momento, el 11 de septiembre de 1973 con el Plan Cochayuyo y actualmente con el Plan… Eso, ahora los señores políticos lo saben, pero...
Mi general Pinochet, descanse en paz.

3 comentarios:

Jorge dijo...

Muy lindas palabras y muy interesante tu experiencia en ese entonces.
Que descanse en paz.

dimas dijo...

Este ejército que ves

vago al yelo y al calor,

la república mejor

y más política es

del mundo, en que nadie espere

que ser preferido pueda

por la nobleza que hereda,

sino por la que el adquiere;

porque aquí a la sangre excede

el lugar que uno se hace

y sin mirar cómo nace

se mira como procede.

Buenas noches Comandante, mi sentido pésame. La história esta hecha de sucesos que para comprenderlos hay que dejar transcurrir el tiempo y juzgarlos con las condiciones del momento en que ocurrieron.
El agua es necesaria para la vida pero a veces con ella llega tambien la destrucción. Solamente cuando estemos cara a cara con el Creador y veamos las cosas como las cosas son , llegaremos a comprender y seremos conscientes de los acciertos y los errores, solo su juício es el verdadero.
Que los versos del encabezado sirvan de homenaje a un soldado de otro soldado de Infanteria.

Y así, de modestia llenos,

a los más viejos verás

tratando de ser lo más

y de aparentar lo menos.

Aquí la más principal

hazaña es obedecer,

y el modo cómo ha de ser

es ni pedir ni rehusar.

Juan Pablo dijo...

Descanse en paz mi General Pinochet.

Gracias Jorval por tan bonito testimonio que nos entregas