29 julio 2007

Me llegó la vejez

Hola amigos, el martes 24 de julio recién pasado, a los 73 años y 8 meses me llegó la vejez. Después de almuerzo me sentía sin ganas de hacer nada y con frío. Apagué el computador y me fui a acostar. Permanecí en cama hasta ayer en que me levanté un par de horas, encendí y apagué el PC y volví a la cama. Durante estos días no he tenido deseos de comer, pero lo peor es que me siento débil, tan débil como un viejo de 73 años y 8 meses. Hasta ahora los resfríos los pasaba en cama, pero a los 4 o 5 días estaba listo para ir a jugar tenis, ahora no, ni siquiera creo que podría tomar una raqueta.

Algunas experiencias: no pedir horas para el dentista durante los meses de invierno, menos para otras especialidades médicas. Ahora estoy todo complicado porque tengo horas médicas para el martes y viernes próximo y no tengo ningún deseo de ir, pero...
No dejar para mañana lo que puedas hacer hoy. Ahora me doy cuenta que aún tengo muchas tareas pendientes ¿las podré realizar antes de...?
No ir a misa los domingos de los meses de invierno. Estoy seguro que el virus lo atrapé el domingo en misa, entre tanto manoseo dándonos la paz y agarrándonos de las manos para el Padre Nuestro. En mi niñez no recuerdo que nos diéramos la paz y casi nunca me resfriaba, a lo mejor no tiene nada que ver, pero...

4 comentarios:

Joaco Urrutia dijo...

A su edad, mejor que pase acostado no mas don Jorval

Rafael Mera P. dijo...

Como siempre el desubicado de Urrutia.

Don Jorval, leo su blog desde hace tiempo pero es primera vez que escribo un comentario. Normalmente coincido con usted en sus puntos de vista, sobre todo en lo referido a la situación que viven muchos uniformados en retiro.

Sobre esta entrada suya en particular, recuerdo un reportaje de hace un tiempo. Éste comenzaba con un señor que también en sus 70 y tantos sintió de un día para otro que le había llegado la vejez: se sentía cansado y sin ánimo. Hasta que se dio cuenta de que lo suyo tenía más que ver con una actitud mental que con alguna dolencia física, así que decidió cambiar y "pensar positivo", como decía esa campaña publicitaria de hace un tiempo atrás. Creo que ese caballero aún vive y debe rondar los 100 años.

Saludos

Jorval dijo...

Para Joaquín: Gracias, es lo que estoy pensando hacer pero, ¿cómo me llevo el PC a la cama?

Para Rafael Mera: Gracias por tu intento de levantarme el ánimo. Ya estoy pensando positivo, estoy haciendo un listado de lo que mi esposa e hijos deben hacer cuando me muera, porque todos moriremos algún día.
Pero lo que más me gustó fue enterarme que lees mi blog desde hace tiempo, asi es que iré a visitarte. Saludos.

Joaco Urrutia dijo...

Rafael, prefiero ser mil veces un desubicado a ser un periodista mediocre que se cree poco menos que ganador de Pulitzer