08 febrero 2008

Recordatorio – I


Hola amigos. Como se acercan a pasos agigantados las próximas elecciones municipales, parlamentarias y presidencial estimo que sería bueno que fuéramos poniendo en nuestros blogs entradas con temas sobre lo que fueron los 1.000 días de desgobierno de la Unidad Popular. Creo que ello serviría para que los adeptos al Gobierno Militar, que vivieron esa época y especialmente para los que no la vivieron, tengamos argumentos para rebatir a los marxistas y demócratas cristianos que siempre sacan en cara el tema de los derechos humanos y nosotros callados aceptamos sus mentiras.

Por mi parte comenzaré tomando párrafos del prólogo de Eduardo Frei Montalva al libro de Genaro Arriagada Herrera “De la ‘Vía Chilena’ a la ‘Vía Insurreccional’”, escrito en agosto de 1974.

Frei escribió:

“Era necesario que pasara algún tiempo para intentar una respuesta, pues parecía imposible referirse con objetividad a ciertos acontecimientos sin chocar con pasiones y heridas demasiado recientes y dolorosas. Hacerlo, sin embargo, no resulta fácil, porque en general los que se refieren al caso chileno, más que dar a conocer la realidad, están interesados en ocultarla o instrumentarla en función de sus propios fines, usando ciertas tácticas publicitarias en boga que consisten en amedrentar y aplastar a los que no se someten a sus dictados. Y no faltan aquellos que, temerosos de caer bajo los ataques de quienes usan estos métodos y disponen de esas armas, se suman a ellos, o callan.

Diversas hipótesis pueden señalarse para explicar el interés por este proceso histórico. Ellas no son excluyentes entre sí; por el contrario, se complementan.

Chile tenía el prestigio de haber afianzado por más de un siglo y medio, casi sin interrupción, un régimen democrático en continuo progreso, que resultaba aún más notorio dentro de un hemisferio que ha presentado al mundo una imagen de gran inestabilidad política.

Durante los últimos lustros había sido en cierta manera un pequeño e intenso laboratorio de las más diversas experiencias políticas. Su democracia abierta, sin las rigideces pero también sin las raíces de las viejas culturas y sociedades europeas, cuyas ideas se transplantan a estas tierras nuevas con toda su explosiva carga, había conocido en pocos años una forma de social democracia a través de varios gobiernos, entre ellos, del Partido Radical, de la Derecha y, en seguida, la transformación iniciada por la Democracia Cristiana. Por último llegaba al poder a través de elecciones y por la “vía legal” una combinación integrada fundamentalmente por el Partido Comunista y por un Partido Socialista que, al revés de otros que corresponden al concepto de social-democracias, declaraba en forma oficial su inspiración marxista-leninista y su desprecio por “la democracia y la legalidad burguesas”.

Para una vasta gama de snobs y de pseudos izquierdistas internacionales resultaba muy ventajoso adherir, sin riesgos para ellos, a un ensayo no siempre fácil de disponer en las sociedades humanas.
Hubo también muchos que miraron con simpatía este proceso, porque observan las profundas grietas que descubre el régimen capitalista y advierten que es inevitable el cambio hacia nuevas formas en la vida social. Les angustia pensar que el traspaso de una sociedad a otra sólo será posible cayendo en la violencia y perdiendo la libertad. Por lo mismo, cuando se ofrecía un intento que parecía resolver este dilema, lo siguieron con verdadero interés.

Todas estas razones contribuyeron a presentar el caso chileno con sus mejores luces. Así se ignoraron deliberadamente antecedentes que permitieran un juicio justo y equilibrado. Sólo en los últimos meses, al ver la dimensión de la catástrofe, algunos expresaron reservas.

El fin de esta experiencia, que por distintas causas despertaba tan grande interés, no podía menos que producir una conmoción muy profunda.

En fracaso de la experiencia chilena y con él la pérdida de este importante punto de apoyo constituyó, pues, un golpe muy grave en un cuadro de estrategia continental, en el cual el trabajo combinado de Cuba y Chile ensamblaba a la perfección.

No era ésta, pues, la caída de un régimen cualquiera, como ha ocurrido tantas veces en nuestra América Latina. Su derrumbe, violento y trágico, significó para extensos sectores de opinión pública, más amplios por cierto que la izquierda marxista, algo más que un simple golpe militar.

De ahí que es importante ahondar en un examen objetivo y real sobre las causas que condujeron al triunfo de la Unidad Popular primero, y después a tan dramático desenlace.

Lo peor que podría ocurrir sería que en el devenir esta experiencia no sirviera a propios ni a extraños.

Distorsionar los hechos o simplemente trivializar la historia incurriendo en las mayores inexactitudes, sería para este pueblo como agregar la injuria al castigo de que hablaba Cervantes.

Por eso este libro de Genaro Arriagada tiene la mayor de las trascendencias. Hombre joven excepcionalmente dotado para el análisis político, investigador acucioso y agudo observador, documentado en forma inobjetable, presenta a lo largo de estas páginas una relación verídica de los hechos, fundada en abrumadores antecedentes emanados sustancialmente de los propios Partidos y personeros de la Unidad Popular. Sus páginas nos muestran antecedentes que permiten formarse un juicio cabal, juicio que es necesario no por un mero ejercicio intelectual sino como una condición esencial que admite reflexionar y así proyectar adecuadamente el futuro.”

Amigos, llegaré hasta aquí para no cansarlos, pero en esta primera parte se ve como los DC han cambiado y con Aylwin a la cabeza han desconocido lo que antes vieron con tanta claridad. Claro, en agosto de 1974 todavía creían que las Fuerzas Armadas les iban a entregar el poder a ellos. Pero para qué decir nada de los socialistas, que en esa época eran más revolucionarios que los mismos comunistas y ahora reclaman que los militares les violaron sus derechos humanos, si ellos eran violadores permanentes de los derechos humanos de millones de chilenos, como nos contará más adelante Frei.

Sería interesante que si alguno tiene el libro de Genaro Arriagada lo comentara en su blog para instruirnos, pues debe ser muy interesante. Y tú ¿qué opinas?

13 comentarios:

Ashniet dijo...

Buen día, Don Jorval

Excelente idea.

Aunque creo que debería bastar con los cagazos que se han mandado éste y el anterior gobierno. Pero con la gente nunca se sabe.
Creo que es necesario que le pasen las cosas justo antes de las elecciones, pero como los de la Concertación se han encargado que los cagazos no se noten cuando son las elecciones y a parte inauguran cosas que ya estaban listas mucho antes, sólo por las elecciones.
De verdad, espero que la gente por fin reacciones.

Saludos...

Gonzalo Sepulveda dijo...

Perdoneme Don Jorval, pero sus mas recientes y lamentables post son señal de varias cosas:

- Un resentimiento absoluto que se demuestra desde esa clasificacion entre " Personalmente divido a nuestra sociedad en cinco grupos: Los miembros de las Fuerzas Armadas en servicio activo y en retiro y su grupo familiar, el mundo civil que apoya lo realizado por el Gobierno Militar, el mundo civil que apoyó la obra realizada por el Gobierno Militar pero que ahora toma palco, los marxistas y finalmente los demócratas cristianos"

- Ese deseperado intento por encontrar 'marxistas' donde no los hay. El marxismo ya murio hace bastante rato, y pensar de forma distinta a usted (que supuestamente es un 'patriota') no nos hace serlo

- Una increible falta de argumentos actuales con los cuales rebatirle a sus tan odiados 'marxistas'. ¿Por que tiene que seguir 35 años con la misma historia?.

Ademas, ¿Genaro Arriagada no es el mismo que con el paso del tiempo se convirtio en generalisimo de la campaña presidencial de Ricardo Lagos Escobar?. Para que vea que la gente cambia y que los resentidos en este pais (por suerte) son solo unos pocos

PD: Espero que este debate no caiga en las estupiudez en la que derivó el anterior. Donde un blogger fue atacado solo (por gente que se asumia anciana) por el hecho de ser joven y pensar distinto a usted. A proposito de lo mismo, le hago una pregunta ¿Por que habla tanto de la 'gesta heroica del Capitan Prat' si Ud. estaba vivo en 1879?. Asi que por favor, mantenga una linea

Jorval dijo...

Gonzalo: Sólo una cosa, ¿crees en las gestas de Alejandro Magno, Napoleón? ¿Estabas vivo en esa época? Fui a tu blog y no pude encontrar un solo tema. Saludos.

patagon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gonzalo Sepulveda dijo...

No, no estaba vivo
Pero hay una ciencia llamada historia que es la que nos permite informarnos acerca de todos los procesos que marcaron la evolucion de la humanidad

Por eso tambien acepto que alguien que no haya estado vivo en un momento determinado pueda emitir una opinion ante aquellos hechos. Y, por lo que leo, creo que usted tambien lo acepta, asi que se contradice al permitir el argumento tonto ese del 'no opines porque no lo viviste'

cristian dijo...

También Eduardo Frei Montalva declaró lo siguiente, en una entrevista al diario español ABC (10 de octubre de 1973):
"La gente en Europa no se da cuenta de como este pais se destruyó. Ellos ignoran lo que pasó. La realidad es que Allende, sin tener en cuenta sus obligaciones, emprendió una obra sistemática de destrucción de la Nación. Los medios, o bien disimularon la realidad del pais después de 1970, o bien dieron al mundo, a veces de buena fe, informaciones falsas que los convirtieron en cómplices de este enorme engaño que consistía en hacer creer que se edificaba en Chile un régimen marxista por la via legal, constitucional, civilizada. De esta forma, el mundo entero contribuyó con la destrucción de este pais que no dispone, hoy, de otros medios para salvarse que un gobierno militar".

¿Cuantos DC actuales, admiradores de Frei, reconocen los hechos objetivos que su ex lider expresaba en esta entrevista? Porque, por más diferencias que más adelante tuvieran con el Gobierno Militar, lo ocurrido durante la UP es indiscutible.
La DC cambióm bruscamente su actitud cuando se dió cuenta....que Pinochet no les iba a entregar a ellos el poder en bandeja, como esperaban.

patagon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
cristian dijo...

Amigos, sigamos conversando, y visitando los otros blogs, no nos quedemos dormidos !!

Javier Bazán dijo...

No es resentimiento.
Genaro Arriagada al apoyar a Lagos y sus mentiras, actúo como político, no como intelectual. Por eso, al aceptar el Informe Valech, está abjurando de sí mismo.
No hay que arredrarse, y como dice Cristián a visitar los blog aliados.

Gonzalo Sepulveda dijo...

Esto cada vez mas parece una especie de mafia

'los blogs aliados'?

Javier Bazán dijo...

Aliados significa que piensan parecidos a uno. Por ejemplo: Un sitio que se llama http://www.redprogresista.net/, que es de izquierda, que nació en respuesta al sitio http://www.redliberal. En el primer sitio nunca hallarás blogueros que abogen por un gobierno límitado, defiendan los EE.UU, entre otras cosas.
La mafia está en el gobierno.

cristian dijo...

A decir verdad, ¿se puede considerar blog aliado a uno que nunca se digna comentar en blog de uno, Javier?
Es el caso de este de Jorval.

Jorval dijo...

Cristián: Es verdad comento poco los blogs "aliados", pero sí los leo todos pues los tengo en mi lector de blogs. Saludos.